La personalización es el futuro

No sólo los resultados académicos o el nivel de competencia lingüística y matemática son importantes, sino también las preferencias de trabajo, la disposición hacia diferentes contenidos y especialmente los intereses de los alumnos.

El papel de la curiosidad está infravalorado. Muchos profesores y muchas profesoras obligan al alumnado a preguntar cosas, sobre todo al principio de las unidades didácticas y al final de las clases, pero no se trata de esto, en absoluto. De hecho, las preguntas que hacen los alumnos son más importantes que sus respuestas. Las buenas preguntas conducen al aprendizaje, tienen valor en sí mismas. Si todo viene del profesor muere la curiosidad, por lo que se hace necesario variar y adaptarse a la realidad. No tiene sentido que el aprendizaje no trascienda al “mundo”, y que el “mundo” no llegue al aula.

Cada niño debe ser concebido como un ser autónomo y libre, con valores, principios, percepciones, conceptos e ideas diferentes, que necesitan ser desarrollados a su medida para que sus potencialidades se transformen en realidades.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: