Agujero negro

Esta mañana escuché algo en la radio que me hizo pensar, estaban hablando de las galaxias. Decían que son una especie de ciudades donde cada habitante es una estrella. El Sol, por poner un ejemplo, es una estrella de tamaño medio, ni muy grande ni muy pequeña. Y la distancia entre cada uno de los habitantes, estrellas o soles, es del orden de varios años luz, siendo un año luz aproximadamente diez billones de kilómetros. Algunas galaxias son enanas, otras son gigantes y también hay galaxias normales. La Vía Láctea, por poner otro ejemplo conocido, es normal. Tiene cien mil millones de estrellas, o lo que es lo mismo, se trata de una ciudad habitada por cien mil millones de habitantes, todos ellos separados por esa enorme distancia entre ellos. Luego están las galaxias gigantes. Pero es que incluso las enanas son enormes, tienen unos cuantos miles de millones de estrellas.

No sé vosotros, pero después de escuchar esto yo no pude evitar quitarle un poco de importancia a todo lo que considero relevante. Todo lo que me parece grande, incluidos los problemas, se hicieron un poco más pequeños esta mañana. Y eso sin considerar el factor tiempo. Porque si al espacio le añades el tiempo, entonces la sensación ya es descomunal. Piénsalo, el tiempo y el espacio por los que transcurren una vida no son absolutamente nada si lo comparamos con las magnitudes del Universo. Y a la vez, sin ser nada es todo lo que conocemos.

Las galaxias, al igual que las vidas, también mueren. Las estrellas que forman estas ciudades convergen poco a poco en el centro, en una especie de remolino llamado ”agujero negro”. Se llama así porque no sabemos lo que pasa dentro. Como no emite luz, porque hasta la luz se queda atrapada ahí dentro, no sabemos lo que sucede. Solo sabemos lo que ocurre en los bordes, gracias a lo cual podemos intuir lo que pasa dentro aunque no lo hayamos visto nunca. Todas las galaxias tienen un agujero negro en el centro de un tamaño proporcional al de la galaxia en que se encuentra, lo que me hace pensar que algo similar debe suceder con las personas. Dependiendo de nuestro tamaño en vida, así será el de nuestra muerte.

Pero lo curioso es que hay una galaxia muy rara y enana, una que tiene muy pocas estrellas y que en el centro encierra un agujero negro enorme. Nadie se lo explica ya que contradice todas las reglas que rigen en el resto del Universo. Es como cuando mi abuela me decía de niño que no me preocupase por ser bajito, que todos los jefes lo eran. Nadie puede entenderlo, yo tampoco lo entendía entonces. Pero hay una cosa que sí me queda clara, y es que independientemente de nuestro tamaño, por muy altos, poderosos o ricos que seamos, siempre seremos extremadamente pequeños al compararnos con el Universo.

agujero negro

Anuncios
  • Trackback are closed
  • Comentarios (0)

¡Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: