Aprendiendo

Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza a aprender…

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas, y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos, y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes… y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calor del sol quema. Así que uno planta su propio jardín y decora su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende… y con cada día uno aprende. Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas. Con el tiempo te das cuenta de que si estás al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla. Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida. Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes. Con el tiempo comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual. Con el tiempo te das cuenta que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir. Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados al cuadrado. Con el tiempo aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana es demasiado incierto para hacer planes. Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas. Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, añorarás terriblemente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado. Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido. Pero desafortunadamente, solo con el tiempo…

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges

Anuncios

Para levantarse, primero hay que caer

Caerse es normal, levantarse también. Le damos demasiada importancia y no la tiene. Dedico este post a todos los que habéis suspendido las oposiciones de educación. No somos más listos cuando estamos arriba, ni más tontos cuando estamos abajo. Ya lo dijo Lope de Vega:  ‘yo he hecho lo que he podido, fortuna lo que ha querido’.

Tan solo os pido, si es que puedo pedir algo, que la caída no se convierta en prudencia, pereza, inoportunidad o vergüenza, porque ésas son las peores caras del miedo. Seguid sintiendo, éso sí es importante, la rendición es la eliminación de la emoción. Sólo eso nos diferencia de los robots y da color y calor al pensamiento, así que por favor no permitáis que os conviertan en máquinas. Si pudiera, sortearía mi plaza, ya no la quiero.

Apuff… ¡¡se acabó!!

Estaba claro que lo que sientes no podía verse desde aquí. Discúlpame, mi ceguera era tal que incluso llegué a pensar que eras tonto de remate, cuando en realidad el tonto era yo, tú eras ‘sólo’ bueno de remate, como si fuera poco. Yo voy huyendo de los no sinceros, sólo intento hacer lo que guardo de cuando era niño, de cuando era honesto.

La niebla me impedía verlo. Había olvidado que la vida siempre crece entre los matices, que se esconde en lo que no se dice para hacerse de rogar. Hasta que un día claro, aquellas cosas que no vi volvieron para decirme: ¡quédate un ratito más! Lo intenté… sin acierto.

Este hombre suena a grande, y lo es, porque los imposibles también existen. Son los que hoy me hacen decirte: ¡Gracias a ti Antonio!, que si me descuido me las das sólo tú a mí. ¡Muchas gracias por todo! Y ahora a decir que no a los miedos, unas gotitas ahí, de amor del bueno. No te preocupes, besaré primero. 😉

la foto (13)

PD: Antonio, me vas a pedir que borre esta entrada pero no te molestes porque no pienso hacerlo. Tren + música + ANTONIO = Apuff… ¡¡se acabó!! 

http://www.youtube.com/watch?v=cNeG5FUE6oI

Los empleados públicos, chivos expiatorios de la crisis.

Una cantidad importante de ejemplos en todo el mundo demuestran que la privatización afecta negativamente a ciudadanos, trabajadores y servicios. La privatización no se refiere solo a los casos en que servicios enteros son vendidos y separados del estado en forma de concesiones. También es privatización que la educación o la sanidad no sean evaluadas por el nivel que proporcionan, sino de acuerdo a lo atractivas que resulten.

Los colegios, institutos y universidades públicas se ven forzados a adaptarse a los imperativos del mercado (el cliente siempre tiene la razón, los padres siempre tienen la razón), y en ese proceso de asimilación se olvida el principio de la educación pública;  es un derecho de los ciudadanos, no una mercancía.

Debemos aprender del pasado. La autoridad debe surgir de la base, no al revés. En este documental griego se muestra lo que realmente esconden las privatizaciones. También explica que el neoliberalismo se originó en el seno de las dictaduras y no en las democracias, y cómo se ha colado en éstas para recuperar la autoridad; la deuda pública es la nueva cara del fascismo.

Escuela de Rock

He visto la película unas cuantas veces y, aunque se trata de una comedia, queda claro el modo en que Dewey Finn (el personaje de Jack Black y protagonista de la película) desafía a las políticas promovidas en los sistemas educativos. En este caso, en una escuela privada.

Puedes ver el trailer de la película (en inglés) en este vídeo de youtube. Había subido la película completa en español pero ha sido bloqueada por derechos de autor. No pasa nada, ante grandes problemas grandes soluciones: pincha aquí para descargarla (en español)

Una vez dentro, haz clic en una imágen igual a esta

get this torrent

Si tienes un programa Torrent en tu ordenador, la descarga de la película comenzará automáticamente.

bit torrent picture

Si no lo tienes, puedes conseguirlo aquí gratis. Y si te surge alguna duda en cualquier parte del proceso, escríbeme un mail y te ayudo.

‘Escuela de Rock’ se basa esencialmente en un músico recién expulsado de su banda, que no está dispuesto a renunciar a su sueño de ganarse la vida con la música. Desesperado por la necesidad de obtener dinero fácil, se hace pasar por su amigo profesor sin que éste lo sepa. Al principio no le interesa la enseñanza, pero pronto descubre el talento musical de los alumnos y forma con ellos una banda de rock, enseñándoles a pensar por sí mismos.

Las escuelas enseñan que lo mejor es respetar las normas y dan por hecho cuáles son las expectativas establecidas para los alumnos. Un ejemplo de ello lo vemos cuando el personaje de Summer, la niña ‘mandona’ de la clase, pretende que las cosas sigan como antes porque quiere aprender, y su nuevo profesor le contesta lo siguiente:

‘¿Quieres que te enseñe algo? Muy bien, aquí tienes una lección, ¡RENUNCIA! En esta vida no se puede ganar. Puedes intentarlo, pero al final vas a perder porque el mundo está dirigido por otros; en la Casa Blanca, en la oficina de la directora del colegio… y son ellos los que arruinan la capa de ozono e incendian la Amazonía aunque tú no quieras’.

Me resulta interesante porque es a través de estos comentarios derrotistas como se las arregla para enseñar a sus alumnos una lección de vida esencial; la importancia del capital cultural en la producción de conocimiento. Obviamente, no es la única forma de hacerlo, pero sí la suya. Es de esta manera como transforma el capital económico (15,000 dólares de matrícula anual) en capital cultural, consiguiendo que los estudiantes entiendan que pueden encontrar placer en el aprendizaje. La película muestra que lo importante no son las ciencias, las matemáticas, la historia, el inglés, la literatura o el arte, sino la búsqueda hacia el interior de cada alumno. Fiel a la naturaleza de la comedia, se burla de la profesión de la enseñanza, cuestionando la conformidad de los profesores.

El punto de inflexión de la película está en la escena en la que Dewey improvisa la letra de una canción en relación a lo que había visto esa mañana en el aparcamiento, antes de entrar al colegio. Uno de los estudiantes, Zack, recibe una charla bastante agresiva por parte de su padre en la que le prohíbe tocar música rock. Dewey le pregunta cuáles son las cosas que más le molestan y lo que le diría a un macarra que estuviera metiéndose con él (metáfora de su padre) si tuviera el valor de hacerlo. Esta es la estrofa que creó tras la pregunta:

I had to do my chores today, so now I’m really ticked off!

I didn’t get no allowance today, so now I’m really ticked off!

All you bullies get outta my way, cause I am really ticked off!

So Step off! Step off! Step off! Step Off!

Y así es como le enseñó a mandar a freír espárragos lo que no le interesaba y a todos los que no le permitían explorar lo que realmente quería. Todos los alumnos cantan la canción y terminan riéndose, sintiéndose bien por haber expresado sus frustraciones y haber aprendido, a través de la música, a combatir sus temores. Más tarde, en el almuerzo en la cafetería de la escuela, Zack se acerca a la mesa de los profesores para darle las gracias públicamente por su lección. La sensación de satisfacción que Dewey obtuvo de ese triunfo es evidente, ya que a partir de ahí empieza a conectar con las necesidades y realidades de los niños y empieza el proceso de enseñanza/aprendizaje.

Durante el resto de la película vemos cómo Dewey se implica cada vez más y cómo se convierte en un profesor motivado. Desarrolla relaciones de complicidad con los alumnos y conecta con sus intereses, lo cual le impulsa a tomar decisiones éticas sobre su práctica docente, y a desafiar a los niños para que piensen críticamente sobre el mundo. Al final de la película, la clase participa en un concurso, la batalla de las bandas, donde compiten con una canción compuesta por Zack. Dos estrofas de la canción muestran muy claramente el impacto que Dewey tuvo en la visión de Zack sobre la educación:

Baby, we was makin’ straight A’s

But we were stuck in a dumb daze

Don’t take much to memorize your lies

I feel like I’ve been hypnotized.

Oh, you know I was on the Honor Roll

Got good grades, ain’t got no soul

Raise my hand before I can speak my mind

I’ve been biting my tongue too many times.

El control del aprendizaje se pone en los estudiantes en lugar de regalárselo a la administración, siempre lejana y desconocedora de las realidades de los alumnos. Dewey les permite que tomen riesgos y aprendan de forma independiente. En los sistemas escolares actuales, los buenos estudiantes a menudo desean adaptarse lo más rápido posible a las exigencias de la escuela. Dewey, en cambio, lo rechaza desde el principio, rompiendo el póster del maestro titular con las estrellas de oro y los castigos. Y curiosamente, al final de la película, a los ‘peores’ estudiantes según la tabla que rompió, es a los que se les ocurre la idea que permite que puedan participar finalmente en el concurso. Tal vez es por eso que la película me resulte tan atractiva como profesor. Sinceramente, creo que el currículo estandarizado no es siempre la mejor opción. Los estudiantes aprenden a ser conformistas con tal de conseguir buenas notas y eso no tiene ningún valor educativo.

En su primer día como sustituto, Dewey llega tarde, hambriento y desaliñado. La única cosa que le enseña a su clase ese día es la definición de la palabra ‘resaca’. Parece incapaz de cuidar de sí mismo, y podría ser considerado como la última persona a la que un padre confiaría a sus hijos. Pues bien, yo también he ido a trabajar con resaca, y más de una vez incluso sin dormir. 😉

Dejémonos de hipocresías y fijémonos en lo realmente necesario, la pasión por enseñar. En este caso es a través de la música, en otros con el deporte, la literatura o el baile. En verdad, lo importante es hacer pensar a los alumnos por sí mismos. No hay ninguna materia superior a otra, todo depende del modo en que se transmita y los intereses de los alumnos.

‘Escuela de Rock’ se desvía de las representaciones más convencionales que tenemos de los profesores. Mientras que la mayoría de películas de “maestros heroicos” representan individuos con visión de futuro, ya sea en su pedagogía o en sus valores, ‘Escuela de Rock’ presenta a Dewey como una figura marginada de la sociedad. Este aspecto de su carácter se hace patente desde el principio, cuando cuestiona a los alumnos sobre sus propios gustos musicales. Ellos citan grupos de pop contemporáneo, como Christina Aguilera o Puff Daddy, y Dewey rechaza su interés musical por estar demasiado orientado hacia lo comercial, y por lo tanto, carecer de valor estético. A continuación les pregunta sobre grupos de rock como Led Zeppelin, Black Sabbath y AC/DC y no tienen ni idea. Tanto los profesores como los estudiantes parecen ajustarse a lo que se espera de ellos y lo que se valora en la sociedad (es decir, la música clásica, frente a la música rock). Está claro que a pesar de que los estudiantes se han conformado (debido a su edad e inocencia), Dewey no está dispuesto a conformarse para encajar.

Hoy en día, la educación se ha convertido en una rutina. Los estudiantes y los profesores hacen lo que se espera de ellos y no lo que realmente les interesa. Además, debido al sistema educativo actual, los beneficios de la educación son para aquellos que tienen acceso a más recursos económicos. La conformidad de la sociedad y los estereotipos establecidos nos afectan sin que seamos conscientes de ello. Para que la educación sea un éxito, los profesores deberían tener la libertad suficiente para determinar una manera de enseñar de acuerdo a su forma de ser. En lugar de imponer lo que se supone que es mejor para encajar correctamente y tener éxito, se debería permitir que los maestros escogieran el camino que mejor les funcione. La escolarización debería ser menos ‘igual’ y más ‘diferente’, menos robótica y más humana. Esto es algo que el personaje Dewey demuestra en la película continuamente. Acabo de hablar de esto con un amigo profesor y me ha dicho que la ha visto cinco veces, y que fue esta película la responsable de que hoy odie la educación tradicional.

Mucha gente piensa que un personaje así no es un modelo a seguir, ya sea como músico de rock o como profesor de niños, pero al menos sí podemos concluir que sus alumnos aprendieron cosas. Está claro que Dewey se las arregla para enseñar a sus alumnos lecciones de vida importantes. No cumple con ningún plan de estudios planificado, pero sí con uno situacional, a través del cual enseña a sus alumnos que existe la posibilidad de conseguir muchas más cosas de las que ni siquiera se imaginan.

En contraste con un plan de estudios planificado, surge el plan de estudios experimentado (con el cual me identifico), en el que los profesores y los estudiantes se dejan llevar a través de la vida real. Zack comienza a cuestionar las expectativas que se establecen para él (sobre todo por sus padres), desde una situación totalmente improvisada. Al final sigue tocando Rock and Roll y demuestra las posibilidades generativas y esperanzadoras que todas las personas tenemos cuando nos dejan explorarlas. Por lo tanto, Zack vive entre la planificación y la improvisación gracias a su nuevo profesor. Muchos de los estudiantes, y en concreto Zack, aprenden a cuestionar el programa de estudios y se involucran en su aprendizaje, porque están trabajando hacia un objetivo común deseado. Ya no están siendo educados, sino que se están educando.

Y como conclusión me gustaría recalcar que, al igual que en la película, se puede ser un gran profesor a pesar de no tener una educación formal como maestro, siempre que se consiga establecer una conexión con los alumnos. Eso que da tanto miedo a algunos padres, que el profesor se lleve demasiado bien con los niños, es a mi juicio imprescindible. Al final de la película todos se quedan alucinados ante la experiencia educativa que presencian. Pero esto ocurre al final y para conseguirlo han tenido que saltarse muchas normas. ¿No debería ser al revés? ¿No deberían apoyar las normas genialidades como la que ocurre en la película? Los alumnos están encantados, la directora se olvida de lo que se espera de ella, superando su furia para aplaudir sus logros, y los padres de los niños expresan su orgullo a pesar de su evidente enfado previo.

Lo que yo siento al trabajar con mis alumnos, cuando me dejan, se parece mucho a esta película. Por ejemplo, cuando Tamika, una de las niñas de la clase, le confiesa a Dewey que está nerviosa porque tiene miedo de que la gente se ría de ella porque ser gorda. Dewey la separa del grupo y le confiesa sus propias inseguridades para darle confianza. Muchas veces ocultamos nuestros defectos porque pensamos que eso nos hará más vulnerables ante los alumnos, cuando es precisamente eso lo que nos hace más pequeños. Todos somos humanos, con fortalezas y debilidades. Ocultarlas sólo sirve para que los alumnos hagan lo mismo y generen complejos.

El profesor debe cuidar de los alumnos , respetarlos, prestar atención a los detalles y gestionar muy bien el poder que tiene como adulto a su cargo. Esto podría traducirse, si se hace bien, en una visión del mundo un poco más participativa, en la que nos involucrásemos más con los demás. Sin embargo, existen grandes diferencias de poder, diferentes posiciones sociales, valores y opiniones que deberían ser reconocidas y negociadas. Esto ocurre en la sociedad, pero también en los colegios y entre los profesores y los alumnos, así como entre los estudiantes.

En esencia, la educación puede y debe ser divertida, ¡¡¡aunque no nos dejan!!! Este es el verdadero mensaje que la película transmite. Creo que deberíamos dejar atrás la educación robótica actual y abandonar el conformismo que persigue, y empezar a escuchar las necesidades y deseos de los alumnos desde las habilidades particulares de cada profesor. Yo estaría más satisfecho si los estudiantes se sintiesen vivos con lo que enseño, y estoy seguro de que ellos también lo estarían, al igual que hizo Zack en su canción.

Woo-Wee! He done spun my head around . . .

And now, baby, oh, I’m alive.

Ah Yea! I am alive.

Dewey consiguió dar la vuelta a su forma de pensar y desde ese momento Zack empezó a sentir que estaba vivo. En eso consiste la educación porque en eso consiste la vida.

School of Rock

Así deberían ser los colegios, algún día…

Mira al reloj, súmale 30 minutos y piensa lo siguiente: ¿Puedo perder todo ese tiempo en internet? Si la respuesta es no, déjalo para otro momento, estás a punto de experimentar algo muy revelador, y dedicarle menos tiempo sería hacerlo demasiado a la ligera. Si la respuesta es sí, búscate una silla y prepárate para absorber información.

¡Empezamos!

1

¿Por qué se aburren los niños en el colegio? La verdad es que yo también me aburría como una ostra de pequeño. A los seis años me gustaba, pero a los doce sólo quería escaparme de allí, exactamente igual que sucede ahora. Si lo pensamos un poco, tiene toda la lógica del mundo, a la mayoría de los chavales les apetece hacer sólo lo que les interesa, o sea, jugar al fútbol o al ordenador. ¿Qué niño en su sano juicio escogería hacer sumas pudiendo dedicarse a cosas más divertidas? El problema no es que sólo quieran jugar a eso, sino que no saben que existen multitud de actividades que podrían interesarles, porque necesitan ayuda para descubrirlas.

Yo soy de los que piensan que el sistema educativo actual deshumaniza progresivamente a las personas, alcanzando su cota máxima en los institutos, cuando ya es tarde para actuar. Soy consciente de que es una afirmación muy derrotista, pero a los datos y a la realidad diaria me remito (30% de fracaso escolar en la E.S.O.).

Es muy sencillo de explicar. Si algo no te interesa no le prestas atención, y si no le prestas atención te aburres. Y si te aburres, pueden pasar varias cosas. La primera y más habitual, que aguantes estoicamente el aburrimiento. La segunda, que desaparezca la motivación y surja la apatía. Y la tercera, que desarrolles problemas de conducta en cualquiera de sus variantes (faltas de respeto, peleas, robos, acoso…). El fracaso escolar (abandono de la escolarización obligatoria) es una de las manifestaciones lógicas que la convivencia con un sistema educativo totalmente desubicado provoca, la punta visible de un iceberg que amenaza con el hundimiento de la sociedad civilizada.

Seguramente no te han convencido del todo mis argumentos, así que te invito a ver este vídeo en el que podrás comprender por qué el sistema educativo actual es así, cuáles son sus problemas fundamentales y cómo podrían atajarse.

¿Lo comentamos?

2

El vídeo que acabas de ver podría resumirse en unos pocos conceptos; experimentación, creatividad, progreso, búsqueda…, todos ellos abstractos, y por lo tanto susceptibles a la interpretación de cada uno. Para cualquier padre, el futuro de sus hijos es lo más importante, y asegurarles un porvenir es una prioridad, así que sería comprensible que muchos prefirieran no correr riesgos y decidieran dejar las cosas como están si estuviese en sus manos hacerlo. Como reza el refrán, ‘más vale malo conocido que bueno por conocer’.

Además, todavía no está demostrado que educar utilizando esos conceptos sea útil para afrontar con éxito las exigencias de un entorno profesional cada vez más incierto, ya que para poder demostrarlo tendríamos que viajar al futuro. Entre mis habilidades físicas (correr los 100 m. en 5 segundos, hacer el espagat sin esfuerzo, etc…) todavía no está la de viajar en el tiempo, así que en vez de eso, he buscado una charla actual en la que un experto explica cuáles son los factores determinantes para el éxito profesional. Y para nuestra sorpresa, la mía y la tuya, en ningún momento menciona las matemáticas, la lengua o el inglés, sino un puñado de conceptos abstractos y actitudes personales. ¡Echa un vistazo y luego recapitulamos!

¿Qué tal si recapitulamos? 

3

1) pasión  2) trabajo  3) mejora  4) empuje

5) ideas  6) concentración  7) resistencia  8) utilidad

El primer factor, la pasión, está directamente relacionado con el interés, aunque todavía queda gente que piensa que ‘la letra con sangre entra’… El segundo factor, el trabajo, es determinante para que surja la mejora y broten las ideas. La inspiración es un pájaro que te visita por sorpresa y canta del revés. Si cuando viene, la pluma no está en la mano, luego no serás capaz de recordarlo y no podrás darle la vuelta. El sexto factor, la concentración, también me parece vital. Los mayores pensadores han sido, son y serán personas introvertidas, porque el pensamiento profundo sólo se produce en soledad. En séptimo lugar, la resistencia. Este factor tiene mucho que ver con la incertidumbre, ya que cuando acometemos una tarea o un proyecto nuevo nunca sabemos exactamente qué calendario aplicar. Y por último la utilidad. En el mundo laboral, una pasión personal que no sea útil para los demás no sirve de nada. Si la gente no comiera pan, la pasión puesta por el panadero al amasar sería infructuosa.

Por lo tanto, parece claro que el éxito personal y profesional no dependen tanto de los conocimientos como de las actitudes y los conceptos descritos en los dos primeros vídeos. ¿Y si los unimos? ¿Qué pasaría si sumásemos lo aprendido? ¿Y si educásemos para lograr éxito personal y profesional al mismo tiempo? Echa un vistazo a este vídeo y verás que es posible. El protagonista escoge aprender a esculpir arcilla, pero el concepto es aplicable a cualquier otra pasión.

¿Una pérdida de tiempo? Yo creo que no.

17 minutos y 17 segundos de humanidad

Making of del Concierto benéfico por el Conservatorio Narciso Yepes de Lorca de Vetusta Morla y la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia.

El 11 de mayo de 2011, un terremoto de magnitud 5,1 asola la ciudad de Lorca (Murcia) causando nueve víctimas mortales y más de trescientos heridos. El 80% de las viviendas resultan dañadas o en ruina, igual que la mayoría de edificios públicos y el patrimonio histórico. El Conservatorio Narciso Yepes quedó seriamente dañado y los desperfectos impidieron que se impartan clases en él.

Un año después, la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia y Vetusta Morla se unen en dos veladas de encuentro entre rock y clásica en el Auditorio Víctor Villegas de Murcia. A lo largo de dos conciertos, reinterpretaron temas  de los dos álbumes de la banda a partir de los arreglos orquestales realizados por los trece compositores que participan en esta iniciativa auspiciada por profesores del Conservatorio.

El objetivo del proyecto es precisamente ayudar a  sellar las grietas del conservatorio lorquino, así como atraer el foco de atención sobre la reconstrucción de Lorca, apartada de las prioridades de las instituciones por el paso del tiempo y la omnipresente crisis económica. Todavía queda mucho por hacer en materia de vivienda e infraestructuras para que Lorca vuelva a la normalidad después del terremoto. Por ello, sigue teniendo vigencia y continuidad este trabajo de la Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia y Vetusta Morla que ahora ve la luz.

En esta página se puede ver y escuchar libremente parte de esos conciertos y se puede descargar la grabación completa a cambio de un donativo que ayude a continuar con la rehabilitación del Conservatorio Narciso Yepes de Lorca, que quedó fuera de uso por los desperfectos causados por el seísmo. Es una ocasión para revivir o conocer una iniciativa que ha propiciado interesantes hallazgos musicales, un intenso aprendizaje mutuo entre una banda de rock y una orquesta sinfónica y, sobre todo, una muy emocionante experiencia de humanidad y cooperación, en este caso a través de la música y a favor de una población, la de Lorca, que ha sufrido una tragedia que no merece caer en el olvido.

A %d blogueros les gusta esto: